¿Qué es el amor propio?

El amor propio se puede definir como la valoración que tenemos de nosotros mismos, es de vital importancia tener en cuenta que esta valoración es nuestra, privada y propia. Este término viene de la mano del autoconcepto.

El amor propio también se conoce como la autoestima y la autoestima siempre vendrá modulada por la personalidad y esta tiene cambios importantes durante toda nuestra vida.

Es necesario tener siempre presente que los efectos positivos y negativos en nuestra autoestima tienen un gran efecto en todas las faces de nuestra vida, ya que influye en la manera en que nos comportamos y existe una estrecha relación entre nuestra autoestima y nuestra salud.

Muchas personas no son conscientes que la autoestima tiene una relación directa con nuestra felicidad y con nuestra salud.

¿Cómo influye la autoestima en nuestra salud?

Las personas con una alta autoestima comúnmente se cuidan más comiendo sanamente, haciendo ejercicio y dedicándose tiempo para estar mejor,  por lo tanto cuentan con mejor salud. Por otro lado las personas con baja autoestima tienen más posibilidades de padecer algún tipo de cuadro depresivo. También tienen altas posibilidades de desordenes alimenticios, insomnio y un sistema inmunológico más debilitado.

A continuación vemos con más detalle estos aspectos de la salud en los que la autoestima influye de manera directa:

  • Desarrollo y mantenimiento de trastornos mentales, en especial la depresión. Las personas depresivas tienden a tener una baja autoestima. Al encontrarse en ese estado, su inseguridad y baja autoestima dificultan el afrontar nuevas acciones por falta de energía que le lleven a revertir esa situación y salir de ese circulo vicioso.
  • Las preocupaciones nos dificultan tener un sueño reparador y provocan despertarse mas irritados y con menos energía, además puede causar dificultades de concentración.
  • Ocasionarse o padecer agresiones. Una persona con baja autoestima es más vulnerable a ser manipulada, y a su vez puede llegar a justificar los abusos tanto físicos como verbales que le produzca su agresor.
  • Desordenes alimenticios. Detrás de muchos cuadros de anorexia, bulimia y obesidad, se encuentra una baja autoestima.
  • Hipertensión. Consecuencia de los puntos anteriores. Si llevamos una vida sedentaria y con malos hábitos alimenticios, aparte de la hipertensión, es más probable que añadamos problemas de colesterol, cardiacos, etc…

Por lo tanto, podemos decir que “la autoestima es el sistema inmunitario de la vida psíquica”.

¿Qué hábitos nos ayudan a subir nuestra autoestima y mejorar la salud?

Como vemos, la relación entre autoestima, buenos hábitos y salud es circular y se retroalimenta de manera constante, por eso se deben hacer grandes esfuerzos para afianzar hábitos saludables. Se deben realizar actividades que refuercen nuestra salud, y por tanto aumenten nuestra autoestima, debiendo ser persistentes y tenaces hasta acostumbrarnos a ellas y precisamente conseguir convertirlas en hábitos. En ese momento, habremos dado un gran paso.

Algunos hábitos que nos ayudaran a mejorar nuestra autoestima y nuestra salud:

  • Haz ejercicio. El generar endorfinas hará que en el día a día te sientas mejor. De manera secundaria vas a dormir mejor, con lo que al día siguiente tendremos más capacidad de rendir. Por último, pasada unas semanas, al mirarnos al espejo y apreciar los avances, aumentará indudablemente nuestra autoestima. La imagen corporal es una pata importante en la que apoyar nuestra autoestima.
  • Evita el perfeccionismo. En ocasiones la búsqueda de la felicidad actúa como una losa. Ponemos el listón tan alto e idealizado que solo conseguimos frustrarnos y dañar aun más nuestra autoestima.La alegría es simple, modesta, inmediata, espontanea, sin pretensiones, y podemos observarla en los niños pequeños. La felicidad es más compleja, es un concepto más global y es más sencillo caer en la insatisfacción si no llegamos a esa idea global de felicidad. En cambio, la alegría es presente, se encuentra en lo cotidiano, en el día a día, es simple, es causa y fin, menos racional, menos planificada, pero un gran aliado en nuestra mejora de la autoestima.
  • Desarrolla tu asertividad. No seas dependiente en exceso de lo que digan o hagan los demás, confía en tu propio criterio. No te veas haciendo cosas que no quieres por satisfacer a otros, esto acabará dañando tu autoestima.
  • Potencia tu sociabilidad. Entabla relaciones sociales que te enriquezcan, evitando el aislamiento. Tener una buena red social es un pronostico fiable para el desarrollo de una buena autoestima.
  • Desarrolla tus hobbies. Saca tiempo y alimenta esas actividades que siempre quisiste hacer.

Cuando una persona tiene la autoestima excesivamente baja y limitante, se convierte en un problema muy serio que solo puede superarse a través de un proceso terapéutico con ayuda profesional especializada.